miércoles, 31 de julio de 2013

ESTUDIO DEL CASO VICTOR

Caso de Estudio Victor


La escuela Secundaria Técnica en la que laboro se encuentra ubicada en Apodaca, Nuevo León y los límites de Zuazua; la cual está conformada por 165 alumnos con cinco grupos (2 de primero, 2 de segundo y 1 de tercer grado), cada grupo tiene un promedio de 35 alumnos.  Tiene un personal de 16 personas entre los que se encuentran director, maestros, secretaria e intendentes.

Esta comunidad tiene un estatus social bajo, ya que la gran mayoría de los habitantes viven en condiciones pobreza y los alumnos tienen que trabajar para ayudar a sus papas con los gastos de la casa.  En esta zona vive Víctor, quien cursó el segundo grado de Secundaria, su edad es de 14 años. Tiene 3 hermanos  los cuales no viven con él; el más grande está en el Penal del Estado; el segundo ya está casado; el más chico vive con su madrina y sólo él vive con sus papás.

Cuando iniciaban el curso Víctor no participaba en clase, no mostraba interés; sino hasta el tercer bimestre fue cuando pude motivarlo y lograr su participación, en ese tiempo ya ponía más atención, aunque no del todo tomaba apuntes. Algunas veces estaba en la clase muy dinámico pero otros días no  lo hacía.  Cuando participaba era por interés propio no lo tenía que obligar, algunas veces se equivocaba pero lo intentaba nuevamente y obtenía los aprendizajes esperados.

Las aplicaciones decisivas de los conceptos que transmitimos en clase tienen lugar en las situaciones de la vida real” (Aebli, 1998).  Efectivamente puede aplicar los conocimientos que le proporciono en la clase de inglés en el transcurso de su vida y que le serán de gran utilidad en un futuro trabajo.

Cuando Víctor empezó a mostrar interés en mi clase me di cuenta que era un alumno inteligente que lo que necesitaba era atención y que lo guiaran; de esta manera podría adquirir las enseñanzas que le quería transmitir.  Me daba cuenta que con algunos maestros se mostraba agresivo y hasta retador porque él se sentía agredido; hable con él y le pedí se tranquilizara que no fuera tan inquieto y desordenado como regularmente lo hacía; que quería ayudarlo pero para poder hacerlo él necesitaba trabajar en clase y de esta manera podría pasar la materia y sino lo hacía reprobaría nuevamente el bimestre. 

Lo correcto era que hablara con sus papas para enterarlos de su situación pero su papá en ese momento se encontraba preso en el Penal del Estado y su mamá trabajaba.  Ya no le mandé llamar a su mamá porque ya veía un cambio de su parte y estaba trabajando mejor.

De acuerdo con Fuentes Molinar (1999)  "el problema central, el que se le presenta todos los días a los profesores, consiste en cómo hacer contacto; cómo lograr una comunicación eficaz con su grupo y con cada alumno del grupo  ¿cómo vincularse en una relación educativa más efectiva?”.  Considero que es un tanto difícil llegar a esta relación afectiva con todos los alumnos, ya en este nivel todos tienen problemáticas diferentes y unos más graves que las de Víctor; pero por lo menos hacer este vínculo con los alumnos más problemáticos.

En este tercer y parte del cuarto bimestre, como lo decía anteriormente Víctor ha participado más en la clase ha perdido el miedo a hablar, a equivocarse y ayuda a sus compañeros; los conocimientos que se le están proporcionando los va poder desarrollar en el transcurso de su vida.  Estos aprendizajes deben darse en la escuela, no se aprenden en la calle” y desde luego la escuela en estos momentos es el lugar principal donde tiene que adquirir estas enseñanzas (Bonilla Rius, 1996).

Los contenidos que le he proporcionado a Víctor lo han ayudado a desenvolverse más, a perder el miedo, hablar en público, a darse cuenta que si pone atención y trabaja logrará su cometido; que el inglés no están difícil como lo veía en un inicio.   

Considero que hay que tomar más en cuenta que tipo de estrategias se van a utilizar para que el alumno pueda aplicar los contenidos y que además pueda desarrollar diferentes habilidades, las cuales le ayudarán a solucionar problemas.  Los contenidos a enseñar comprenden todos los saberes que los alumnos deben alcanzar en cada etapa escolar. No se trata sólo de informaciones, sino que incluye también técnicas, actitudes, hábitos, habilidades, sentimientos” (Gvirtz y Palamidessi 1998).

Finalizando, me doy cuenta que muchas veces se trata a los alumnos como un producto y no como una persona a la cual se está afectando sino desempeñamos bien nuestro trabajo; tal vez no ser sus amigos pero si tomar en cuenta que en sus casas ya traen un problemática muy fuerte como para que nosotros nos ensañemos con ellos y pretendamos obtener toda su atención regañandolos, exhibiéndolos ante el resto del grupo. 

 “Los retos en la formación de maestros que nos obligan a reconsiderar el tipo de maestro que debemos formar en nuestras escuelas normales superiores y en otras que se ocupan de la formación de licenciados en educación secundaria”, (Fuentes Molinar 1999), hoy en día se está cumpliendo, ya que hasta ahora lo que he aprendido en la normal me ha servido para ampliar mi panorama de la docencia e interesarme más por ella.







Bibliografía





Aebli, Hans (1998), “Forma básica 8: Formar un concepto”, en 12 formas básicas de enseñar. Una didáctica basada en la psicología, Madrid, Narcea, pp. 212-226. [Primera edición en alemán, 1985.]

Fuentes Molinar, Olac (1999), “La educación secundaria y los retos de la formación de profesores”, versión estenográfica de la conferencia pronunciada en la “Reunión nacional para la presentación del Plan de Estudios 1999 de la Licenciatura en Educación Secundaria”, el 13 de septiembre de 1999.

Bonilla Rius, Elisa (1996), “El curriculum y nuevos materiales educativos”, en La educación secundaria. Cambios y perspectivas, Oaxaca, IEEPO, pp. 63-78.

Gvirtz, Silvina y Mariano Palamidessi (1998), “Contenidos y culturas”, en El ABC de la tarea docente: curriculum y enseñanza, Buenos Aires, AIQUE (Carrera Docente), pp. 18-20.



















No hay comentarios.:

Publicar un comentario