miércoles, 31 de julio de 2013

Estudio de casos: Carlos.

Alumno: Carlos de 9 años cursa tercer año de primaria.
El alumno Carlos  presenta dificultades en sus habilidades de comunicación ya que no responde al momento que le llamo la atención o cuando le  formulo una pregunta o le indico que realice cierta actividad en donde tenga que expresarse, no comprende cuando le llamo la atención por alguna falta de disciplina, ya que parece no entender que sus acciones son inapropiadas.
Comprende el algoritmo de las operaciones básicas de matemáticas pero se le dificulta la realización de problemas razonados, es decir, no sabe aplicar sus conocimientos de manera práctica y no concluye sus ejercicios por lo que  puedo decir que no llega a comprender completamente los contenidos de la clase ya que “El alumno tiene que comprender las relaciones esenciales para ser capaz de reconocerlas, o bien de restablecerlas en una situación nueva”  y Carlos no es capaz de aplicar sus conocimientos adquiridos cuando se le presentan en diferentes contextos.
El alumno tiene dificultades en la participación ya que al momento en que le doy indicaciones no las atiende, no realiza el trabajo al igual que sus compañeros. Al momento en que le doy instrucciones para la realización de un trabajo y aunque parece poner atención con su mirada, no comprende lo que le digo y realiza actividades dispersas y contrarias a lo que directamente le indico. Parece no apropiarse de los conocimientos ni construirlos.
Las actitudes presentadas por Carlos no son comunes a la generalidad de los alumnos, aunque presenta un apropiado vocabulario, no lo usa adecuadamente para relacionarse con sus compañeros o para responder a las cuestiones de sus maestros. He trabajado con él diversas estrategias para poder integrarlo tales como trabajo colaborativo, métodos lúdicos, uso de tecnología (videos y canciones), lectura guiada, etc. Lamentablemente no  he tenido  resultados notoriamente favorables en la utilización de dichas estrategias, ya que al momento de llevarlas a cabo, sobresale su inatención y sus dificultades en la realización de las actividades. Comenta Fuentes Molinar (1999)“La mayor parte de los problemas reales de la enseñanza que enfrenta un profesor no se refieren a la complejidad de la disciplina”(Fuentes Molinar,1999, pág. 8)y en eso coincide las dificultades que en su mayoría presenta Carlos ya que su indisciplina y falta de orden no le permiten realizar y concluir sus ejercicios como el resto de sus compañeros.
Los padres de familia están conscientes de las problemáticas que presenta el alumno, ya que tanto los maestros que han trabajado con el niño de primero a tercero, así como la psicóloga que labora en la escuela por parte del DIF, la directora, etc. han tenido juntas con ellos para explicarles su situación. Asimismo se le han realizado estudios médicos los cuales han demostrado una debilidad visual marcada específicamente en su ojo derecho.
Sin embargo, la respuesta de los padres hacia la colaboración que se les pide para apoyar a su hijo ha sido mínima ya que el personal de la escuela le han conseguido citas médicas para seguir tratado sus problemas y los padres no han respondido a dicha ayuda. Anteponiendo pretextos para no consultar ni llevar un seguimiento adecuado a las problemáticas de su hijo.
 Uno de los retos que más me ha significado en el trabajo del aula con Carlos ha sido mantener su atención y que permanezca en una actividad por más de cinco minutos, ya que su inquietud y su falla visual no le permiten permanecer en una situación determinada de trabajo.
El alumno disfruta el dibujar y es esta una de las actividades con la cual he podido trabajar algunos contenidos, asimismo gusta de escuchar  cuentos y esto nos remite a que “… en la escuela debemos aprender a leer todo y aprender, al leer literatura, que lo más importante es disfrutarla…”(Bonilla Ruiz, 1996, pág. 3)  
He trabajado conforme al plan de estudios con todo el grupo y con él en específico, el desarrollo de sus competencias  y de sus habilidades básicas he  considerado en el trabajo del aula, sin embargo los resultados han sido mínimos.
Mi alumno sabe leer y escribir, cualidades que dentro del plan de estudio se encuentran. Sin embargo resulta difícil que demuestre dichas habilidades debido a su negativa respuesta al realizar diversos trabajos. Por lo mismo, mi alumno puede presentar dificultades en los grados posteriores ya que no demuestra el nivel necesario de lectura y escritura y demás competencias que se requieren en el siguiente grado, sin embargo, Carlos no es considerado para reprobar el grado por sus maestros.
El trabajo que realizo con el alumno es mayormente fuera del programa, ya que a pesar de que le indico las actividades a realizar al igual que sus demás compañeros, el o los contenidos los tengo que adecuar a lo que él mismo puede realizar aunque sea mínimo, “algunos autores sostienen que hay contenidos “ocultos”, cosas que se enseñan o se aprenden y que no han sido explicitados como contenidos a enseñar”(Gvirtz y Palamidessi, pág. 2)  y son éstos los que  trabajo con Carlos a través de pláticas y sensibilizaciones en mayor medida, es decir,  trabajo con contenidos actitudinales que no se encuentran plasmados en el plan de estudios, para fin de lograr respuestas favorables  en él. Mi alumno al final de cuentas no responde ya que parece no importarle sus resultados ni su desempeño en clase. Lamentablemente los recursos que se utilizan para abordar los contenidos siempre resultan insuficientes.
Carlos me ha dejado una grata experiencia a pesar de los resultados negativos, ya que me pude desarrollar en tener el privilegio de poner en práctica estrategias, métodos y materiales de enseñanza. También me ayudó a darme cuenta de que sí se puede optimizar el tiempo para dedicarlo a esos alumnos con necesidades educativas especiales sin descuidar el resto del grupo. Aunque he aprendido mucho, deja una puerta abierta de áreas de oportunidad en  le pude haber apoyado aún más en el desarrollo de sus habilidades.
Esta asignatura me ha apoyado en enfocarme en los trabajos realizados con mi caso y para determinar si lo realizado fue efectivo y si no fue, me explicaba las fallas que yo estaba cometiendo en mi trabajo con mi alumno.
El próximo ciclo Carlos ya no formará parte del alumnado con el que trabajaré y se queda esa parte de mi, con una preocupación de que sus futuros compañeros puedan mostrar hacia él cierto rechazo debido al poco desarrollo que ha presentado en sus competencias y habilidades.
BIBLIOGRAFÍA
Aebli, Hans. (1998), “Forma básica 8: formar un concepto”, en 12 formas básicas de enseñar. Una didáctica basada en la
psicología, Madrid, Narcea, pp. 226-233.
Bonilla Ruiz, E(1996) El curriculm y nuevos materiales educativo, en la educación secundaria, Cambios y perspectivas, Oaxaca, Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca.
Fuentes Molinar, Olac, (1999), “La educación y los retos de la formación de profesores”, Versión estenográfica de la conferencia pronunciada en la Reunión para presentación del Plan de Estudios 1999 de la Licenciatura en Educación Secundaria, el l3 de septiembre de 1999, pp, 1-13.
Silvina Gvirtz y Mariano Palamidessi Contenidos y culturas








No hay comentarios.:

Publicar un comentario